martes, septiembre 22, 2009

De nuevo mis mañanas vuelven a estar llenas de gloria. Llenas de esta adrenalina que dan las letras y el apego. Por ahora soy feliz.
Amo la sensación de escuchar tu voz mientras estoy aún medio dormida.