viernes, febrero 01, 2013

Máter,

Ahora que el llanto es una llave
para construir una casa compartida,
un lugar en el lenguaje.
Ahora, justo ahora, en esta sucesión de cuerpos, días y risa,
ahora, estoy contigo,
entro de nuevo,
vuelvo a tu casa,
a tu regazo
sin encontrarlo feroz ni prohibitivo.

Ahora justo te hablo con lágrimas
y tú no tiemblas,
te hablo de agua y tendones,
de lugares inhospitos y húmedos
y tú me miras,

Yo me veo verte sin nada más que
este lagrimal que acabó con el pasado.

Amantísima, vuelvo a saber que es la luz
 sin el daño.

Fulgor y la risa

Amantísima,
sólo por el brillo que a veces me atraviesa,
(tu retina que me observa)
sólo por ese fulgor
podría dejar de escribir,
podría renunciar a la inutilidad
del lenguaje,
sólo por el fulgor y la risa
con la que a veces me bendices.

A M O R

Usted quiere que le cuente cómo es el amor de los salvajes,
de los furiosamente sometidos,
quiere que le radiografíe los órganos sentimentales de aquellos que ya están de vuelta del
todo, de aquellxs que ya no tienen manos,
yo lo intento, se lo cuento con el arrobo de ser parte y no ser parte de eso inenarrable,
de ese extenso territorio de los cuerpos con/sin lenguaje,
de esos cuerpos que danzan, sufren y sudan,
mientras el amor existe en los mismos horarios que el trabajo,
de aquellxs que no llevan guantes blancos,
los que tienen las manos destrozadas,
los pies hinchados,
aquellxs que no les interesan las rosas ni la poesía y que sin embargo,
viven de , con, contra, entre, para y sobre el amor.
Usted quiere que yo le siga contando…
mientras mi cuerpo atraviesa el mundo como un sí radical
que dice que fuera o dentro de la narrabilidad,
soy testigo de la fuerza que mueve el universo y atraviesa
nos convierte en cápsulas de su capricho y de su belleza.

lunes, enero 28, 2013

SELK NAM

Así de felices. Así de perturbadorxs. Así de extrañxs. Así y, por ello, infundidores de pánico desde su legitima rareza, desde su su estética estrabótica y su inocencia creativa. Así y, por eso, cazadxs y con precio sobre sus cabezas. 

Vuelo perpetuo

Volar y en el vuelo pensar en el vínculo entre todas las maravillas terrestres y celestes. Un paz inusitada a pesar de no saber, tener la luz dentro de los ojos como certeza y compañera.