sábado, diciembre 31, 2016

Tu me manques

Tú me manques beaucoup.
Viens

Te pienso

Te pienso, te pienso, te pienso...

He dormido

Tengo la sensación de haber dormido 100 años, me despierto sintiendo un descanso absoluto. Una sonrisa en la cara que te envío a través del ventanal. Compartimos cielo aunque a kilómetros...
Te mando mis manos para que te acaricien este fin de año.

viernes, diciembre 30, 2016

tanta lluvia y tan inútil

me gustaría que la que llovieras fueras tú aquí conmigo.

Necesito tu abrazo.

2016

El año en el que volví a mí misma y que el cuerpo dejó de estar anestesiado, El año en que mi mundo se dio vuelta por una certeza. El año en el que quiero que haya muchos hoy, contigo.

ROBERTO

Roberto me habla de su vida en Chiapas, de su nueva vida. Me cuenta de su andar y de su interminable curiosidad. Sonreimos con los ojos y nos quedamos atentxs, muy atentxs a las palabras de el-la otrx. La energía de Roberto es la energía de un guía, nunca se lo ha dicho pero secretamente, desde que lo conozco siepre lo he sentido como un guía. Es el único hombre vivo que admiro y respeto. No es por que se un sabio, que lo es, sino por esa forma autentica de estar, de cuidar-se, de pensar, de enunciar.

Mientras hablamos de mil cosas, me cuenta algo muy bonito, me dice que en los primeros días que se paseaba por San Cris, encontró una iglesia pequeñita, me dice que entró y encontró una mirilla, entorna las manos alrededor de su ojo derecho y sonríe, me dice que vió a una mujer con el pelo liso y con reboso morado y hermosísimo cubriéndole la cabeza, cayéndole como un manto, dice que tenía las manos llenas de incienso y que de sus manos humeantes se elevaba el algo más que humo. Dice que, subió una escalinatas para ver el atrio de la iglesia y que desde allí se percató de que en el atrio no había imagenes y que en su lugar estaba todo lleno de planas, que el atrio era un jardín, un verdor resplandeciente,lo dice de otra manera, lo dice con su palabras y a mí s eme llenan los ojos de agua, le agradezco que comparta algo tan hermoso, le digo que es tan hermoso saber que lo que ese atrio nos dice es que en realidad nunca nos morimos, el asiente y sonríe desde el fondo de sus ojos de aceituna.


Ventana

Recuperar libros

La transformaciones son inevitables, son dolorosas, son aterradoras pero al final se caen las pieles que ya no pueden acompañarnos. Si las necesitas aquí están mi manos ungüento. 

Soné

Soné que estaba sola y que sentía mal, que necesitaba ir al médico y pedía ayuda, pero en Dogville nadie me ayudaba, me decía que no podía ir, que primero era el trabajo, yo sentía que desfallecía y decidía decirle a una persona de intendencia que me ayudara y llevara al médico, la  señora accedía y en ese momento me llamaba mi jefe para sermonear, yo colgaba, era una vídeo llamada, y le decía antes de colgar que primero estaba mi salud y me valía un carajo si me creía o no.

Desperté con cierta incomodidad por el sueño pero todo Ok.

Hay muchas cosas

Hay muchas cosas que no sé, pero sé esto: mi reino por cualquier molécula de tu cuerpo.

El mundo tiembla

Pero yo estoy segura, mientras las catástrofes se acumulan yo digo tu nombre, que es un mantra o mi formación más cercana al religare, yo digo tu nombre y mi psiquis y mi cuerpo son una columna que te invoca y te construye.
Te quiero toda.

jueves, diciembre 29, 2016

Hambre y frío

Tengo hambre y tengo frío, podría alimentarme y vestirme pero no sy capaz de hacerme comer, he empezado a leer un libro y no puedo parar de leerlo. Eso me pasa con la lectura, con la escritura y con el amor: no soy capaz de parar.

Te extraño.


Enfebrecida

Enfebrecida cabalgo por el lenguaje.
Repaso los 27 símbolos, los toco y los acomodo en permutaciones. Busco la combinatoria exacta para traducir mis venas. Quiero palabras filosas, palabras manos, palabras besos. Quiero, y al decir quiero digo también deseo, con todo el cuerpo, poder hacer, una y otra vez, una casa del lenguaje.
Un lugar donde pueda hablar de tu pelo, de tu andar, del sonido de tu voz. Donde pueda transferir la vibración y el ritmo sincopado de tus caderas, el sonido exacto de la entrega.

miércoles, diciembre 28, 2016

lunes, diciembre 26, 2016

Los libros huérfanos

Sin darme cuenta -quizá en un acto fallido- he metido en mi maleta uno de los libros que había dejado en casa de mi familia. Estoy desempacando y de repente lo veo resplandecer entre la ropa. Es un libro hermoso, un libro compañero. El libro que me acompaño de vuelta a México. Un libro que leí en el aire, atravesando las nubes y regresando en el tiempo.

Un libro dentro de un libro, pues narra la historia de Chantal Maillard -una de mis poetas favoritas- y su vuelta a Bélgica, a la casa materna, un libro sobre los viajes y sobre el lenguaje. Una pieza que escalda, acompaña y saca lagrimas, al mismo tiempo que avispa la cabeza y activa la sinapsis. Leyendo ese libro unx siente el deseo irrefrenable de escribir. Lo saco de la maleta y empiezo a leer arbitrariamente, es un libro muy subrayado por mí, comentado además - yo y mi horrible manía de rayas y poner glosas a mis libros-

De repente me hago consciente de que he encendido la luz de la mesilla de noche y me he recargado sobre el marco de la ventana, he levantado los ojos y he visto mi reflejo absorto, arrobado en las profundidades del libro, Es una imagen hermosa. una mujer despeinada, de pelo azul arrobada, totalmente entregada a la lectura, vista desde afuera, la mujer parecería alguien que viene de un libro y se sumerge en otro libro, he visto la luz sobre el rostro y me he estremecido al leer mis notas y los subrayados:"¿Que escribir es otra manera de estar vivo? De estar vivo sin duda, pero vivir es otra cosa." (Maillard, 2011;69)

Jaguares. Imaginame.

https://youtu.be/iogbtMadp2c

Pensarte es recorrerte.

domingo, diciembre 25, 2016

La escritura

Recuerdo de manera pertinaz cómo la literatura, la escritura me ha salvado muchas veces de la sensación de inadecuación. Ha sido una tiza mágica con la cual he trazado muchas salidas de emergencia.

Los hilos luminosos

Me ha vencido el sueño, tras jugar con mi sobrina y verla inventariar el mundo me quedado dormida, con la ropa puesta, boca abajo, como vencida. Me he sumergido en el sueño. En este esperaba a alguien que iría por mi a la casa de una familia desconocida
La familia me trataba bien, yo sonreía y me impacientaba, la familia vivía en una montaña que era al mismo tiempo una duna.

Yo bajaba unas escaleras y encontraba una habitación que contenía cosas hermosas, no sé cuáles pero en el sueño me maravillaban. Recuerdo que tenía un suéter de punto, una bufanda color fucsia que compré en Santiago hace ya casi 4 años.
Recuerdo que tenía frío y alguien aparecia junto a mí e intentaba besarme, yo la rechazaba enérgicamente, salía de la habitación. Luego yo me aventaba como en una avalancha duna abajo, al principio no veía más que una tormenta de arena, había gente que se deslizaba cerca, aunque en su propio caída y su propia aventura.

Cuando mi cuerpo paró, ví como si la duna fuera infinita y también percibí los hilos de luz y energía. Hilos que lo conectaban todo y a mí con todo.

Empecé a subir de nuevo, llegué a la habitación de donde salí pero antes de eso ví como mi teléfono se rompía en mil fragmentos dentro de una caja, ví tambien como un reloj se estrellaba frente a mi ojos. Todo era muy raro y veloz.
El sueño terminó cuando la mamá de esa familia venía y me decía que ya había llegado a quien estaba esperando y me sonreía.

El corazón comprimido

No he podido dormir, tengo una sensación de angustia que me oprime el corazón. Espero que estés bien.

felices saturnales